El PP rectifica y apoya la tramitación de la iniciativa contra los desahucios

Misión cumplida, en medio de la sorpresa. Muy satisfechos tienen que estar los miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) porque su intención de apurar “hasta el último minuto” para presionar a los parlamentarios, aunque solo se resistía el PP, para que votaran a favor la toma en consideración de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) ha dado pleno resultado. Todos los grupos parlamentarios la votarán. Cuando aún se estaba en pleno debate el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, rectificó lo que había dicho dos horas antes y anunció que los populares darían el sí a la toma en consideración de esta iniciativa.

Esto es lo que pedía la plataforma; que se permitiera el debate. A partir de ahora el contenido de esta iniciativa se debatirá junto a las medidas urgentes de protección de los deudores por impago de hipoteca que se aprobará la próxima semana, sobre la que debaten los parlamentarios. “El PP va a hacer lo que no ha hecho ningún gobierno, situarse al lado de los ciudadanos”. “Señora Ada Colau, nosotros vamos con ustedes por el mismo camino”, dijo el diputado del PP, Teodoro Matos. Su alegato tendente a colocar al PP como adalid de la defensa de los desahuciados no sirvió de mucho porque los miembros de la Plataforma prorrumpieron en gritos de “fuera fuera fuera”. El presidente del Congreso mandó el desalojo de la tribuna, lo que ocurrió en medio de un notable escándalo.

Lo cierto es que aunque los miembros de la Plataforma no agradecen al PP su gesto de última hora, la cuestión de fondo es relevante porque los populares si tomarán en cuenta sus reivindicaciones. Moratoria universal para los desahucios; dación en pago con carácter retroactivo y creación de un parque de viviendas para alquiler social mucho más amplio de las 6000 casas que ha ofrecido el Gobierno. Esta es la tripleta sobre la que se asienta la Iniciativa Legislativa Popular de cuya defensa se encargaron todos los portavoces parlamentarios con la tribuna de público repleta de miembros de esa plataforma, encabezados por Ada Colau. Fuera del Congreso, se fueron concentrando ciudadanos comprometidos con esta demanda.

Quedaba todavía media hora de debate cuando el portavoz del grupo mayoritario, el popular Alfonso Alonso, anunció el cambio de opinión de su grupo. Para entonces ya habían desfilado por la tribuna de oradores distintos portavoces que tras saludar y reconocer el trabajo de la Plataforma, pedían encarecidamente a los diputados del PP que permitieran el debate; que votaran a favor de la iniciativa. Lo hizo Leire Iglesias, del Grupo Socialista, con un compromiso rotundo por todas las propuestas de la PAH aunque con la apostilla de que los socialistas tienen enmiendas a la ley del Gobierno que van incluso más allá de lo que propone la iniciativa popular. También pidió disculpas en nombre de los socialistas porque podían haber cambiado las leyes en el tiempo de gobierno del PSOE. No lo hicieron y, por tanto, en España existe una de las legislaciones más duras del mundo para los supuestos de demora en el pago de la hipoteca. El PSOE va a pretender que no se pierda la vivienda y, por tanto, la dación en pago ya no debe ser el objetivo último y principal, aclaró Iglesias.

Los portavoces de la Izquierda Plural pusieron mucha carne en el asador para mostrar su compromiso con la causa de esta plataforma que ha conseguido más de un millón de firmas pero también contra el PP. Esta fue la tesis de Pedro Azpiazu del PNV, Pere Macías de CiU, Joan Coscubiela de ICV, Joan Tardá de ERC, Joan Baldoví de Compromís – Equo; Olaia Fernández – Dávila del BNG, Pedro Quevedo de Nueva Canaria , Uxúe Barkos de Geroa Bai y , Rafael Larreina de Amaur . Pero no solo desde la izquierda y los partidos clásicos nacionalistas se apoyó esta iniciativa. También Carlos Salvador de UPN y Enrique Álvarez Sostres apoyaron la iniciativa.

El reconocimiento al trabajo de la plataforma fue una constante aunque hubo una excepción en medio de las alabanzas y las lisonjas. El reproche a la PAH vino de Carlos Martínez Gorriarán al estimar que se habían excedido en la presión. “La carta que hemos recibido es impresentable; es una pura coacción, no hace falta amenazarnos ni coaccionarnos, porque también aquí estamos trabajando por solucionar este problema que no tiene razón de ser”.

Cuando llegó el turno al representante del Grupo Popular se reprodujo la situación habitual, cual es arremeter contra el gobierno socialista. “Lo único que hicieron los socialistas fue crear juzgados especiales para acelerar los desahucios”. El Grupo Popular sentenció que cuando la nueva ley se apruebe quedará claro que “el PP ha sido quien ha escuchado la voz de la ciudadanía”. Aunque los miembros de la plataforma no están por la labor de reconocer ni agradecer nada al PP, la iniciativa final se nutrirá de su trabajo, de los grupos parlamentarios, y del Gobierno.

Fuente: elpais.com