1 de mayo

1º de Mayo

Un año más queremos celebrar junto a todos los trabajadores una fecha tan significativa para nosotros como es el día Internacional del Trabajo. En este Primero de Mayo el PSOE quiere reiterar su apoyo a todos aquellos trabajadores y trabajadoras que han perdido su puesto de trabajo a consecuencia de la crisis económica que padecemos, así como defender que sólo a través de medidas solidarias y de cohesión social conseguiremos hacer frente a los graves efectos que esta situación está generando para muchos ciudadanos.

Este 1º de mayo coincide con la Presidencia Española de la Unión Europea, circunstancia que el Gobierno está aprovechando para tomar la iniciativa a la hora de impulsar medidas concertadas entre todos los países en el ámbito económico y financiero, pero sin perder de vista la perspectiva social que se deriva de dichas medidas y, sobre todo, teniendo como objetivo último de todas las políticas que se lleven a cabo la creación de empleo. Porque sólo en el momento en que el crecimiento económico se traduzca en generación de empleo podremos decir que hemos superado esta crisis.

Desde que entramos en esta etapa de recesión no hemos dejado de tener un papel activo para afrontarla, si bien las medidas puestas en marcha han respondido a diferentes objetivos en función de la evolución de la crisis. En un primer momento la prioridad fue resistir el golpe y paliar las consecuencias más negativas de la crisis, principalmente la inestabilidad de los mercados financieros, la falta de liquidez de la economía y la pérdida de ingresos de las familias. Siguiendo las recomendaciones de organismos internacionales, como el G-20 o la OCDE, se elaboró un extenso programa económico, el Plan español para el estímulo de la economía y el empleo (Plan E) estructurado en torno a cinco ejes: apoyo a las familias, apoyo a las empresas, fomento del empleo, medidas financieras y presupuestarias y modernización de la economía.

No obstante, la evolución del empleo sigue siendo nuestra principal preocupación. Por ello todos los esfuerzos del Gobierno en este momento van dirigidos a crear empleo, a través de medidas que buscan el máximo consenso, tanto con los agentes sociales como con el resto de fuerzas políticas. La reciente convalidación del Real Decreto – Ley de medidas para el impulso de la recuperación económica y el empleo (Pacto de Zurbano), que ha sido aprobado sin la oposición de ningún partido, es buena muestra de ello. La norma contiene 26 medidas entre las que destacan: el impulso del sector de la rehabilitación de viviendas, como actividad que puede absorber buena parte de los trabajadores procedentes del sector de la construcción residencial; el apoyo
a las PYMES, a través de préstamos directos del ICO, la recuperación del IVA de las facturas impagadas después de seis meses, y garantías adicionales para las empresas que mantengan operaciones en el exterior a través de la operativa de CESCE; por último, medidas de impulso a las infraestructuras de transporte y movilidad, como la rebaja de las tarifas de la navegación aérea o la rebaja de tasas para vuelos a Canarias.

Tampoco podemos obviar el impacto que para el empleo van a tener dos grandes planes, el Plan Extraordinario de Infraestructuras, que movilizará en tres años 17.000 millones de euros en proyectos de infraestructuras de transporte sostenible, y el nuevo Fondo Estatal de Inversión Local, dotado con 5.000 millones de euros y que tiene previsto crear 200.000 nuevos empleos.

Como siempre, no podemos dejar de mencionar la importancia de un instrumento fundamental en nuestro sistema de relaciones laborales como es el diálogo social. Cualquier medida que se apruebe en este ámbito será mucho más efectiva siempre que cuente con el consenso de los agentes sociales. Por esta razón el Gobierno mantiene hoy abiertas dos importantes mesas de negociación con sindicatos y empresarios, la Mesa del Diálogo Social, que estudia las medidas que avanzan hacia un mercado de trabajo más moderno, funcional y coherente con el desarrollo de la economía sostenible, y la del Pacto de Toledo, que debe abordar el futuro del sistema de pensiones.

Respecto a la primera, el Gobierno presentó el pasado 12 de abril una nueva propuesta de acuerdo a los interlocutores sociales, a fin de avanzar en el proceso, y con disposición para incluir las propuestas y modificaciones que acuerden empresarios y sindicatos. Esta propuesta se estructura en cinco ámbitos principales: la dualidad y temporalidad de nuestro mercado laboral, la revisión de la política de bonificaciones a la contratación, un programa de empleo específico para el colectivo de los trabajadores más jóvenes, la intermediación laboral y la reducción de jornada como instrumento para dotar de flexibilidad a nuestro mercado de trabajo. Además, el documento incorpora los avances producidos por la negociación social en otros países europeos, con el objetivo de hacer compatible la mejora de los derechos laborales de los trabajadores con el diseño de un mercado competitivo, que ayude a generar más empleo y más riqueza.

El Gobierno ha presentado asimismo una propuesta sobre las reformas que precisa el sistema de pensiones para continuar disfrutando, dentro de 30 años, de la situación actual. Es una propuesta pensada para conseguir un consenso con los interlocutores parlamentarios y sociales, que será aplicada cuando se consiga este consenso, después de la salida de la crisis económica, y durante un periodo de tiempo suficientemente dilatado para que los cambios sean asumidos paulatinamente. De esta manera se evitarán agravios y perjuicios a los trabajadores, resolviendo el desafío que el envejecimiento de la población plantea en España, como en el resto de Europa.

En un día como éste, los socialistas queremos renovar nuestro compromiso con la defensa de los derechos de los trabajadores. Seguiremos trabajando y aunando esfuerzos para luchar contra el desempleo, reforzar la protección social y mantener la vigencia de nuestro sistema de pensiones, y por eso hacemos un llamamiento para manifestarnos este 1º de mayo.

Más fotos