Lissavetzky pide a los madrileños que no den una prórroga a “mister deuda”

El candidato socialista a la Alcaldía de la capital, Jaime Lissavetzky, ha pedido este sábado a los madrileños que no den una “prórroga” al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, al que se ha referido como ‘mister deuda’ y ‘el señor de la deuda’. Lo ha hecho en la apertura de unas jornadas con los vocales vecinos socialistas de los 21 distritos de la ciudad, a los que ha propuesto que formen “una auténtica malla de acción electoral a favor del voto socialista”.

En una larga intervención, el secretario de Estado para el Deporte ha dicho que Ruiz-Gallardón “anda como acorralado” y “quiere pedir una prorroga para continuar solo algún tiempo más”, pero “Madrid no puede consentir esa prorroga porque es nefasta para el futuro de la ciudad” y “es necesario jugar otro partido y ganarlo”.

Jaime Lissavetzky ha calificado a su adversario en las próximas municipales como “un mal gestor que despilfarra y derrocha” y que “no tiene asumidas sus responsabilidades”, que adopta “una postura de victimismo” y practica el “escapismo”.

Además, ha subrayado, mantiene una “improvisación absoluta” y hace “ejercicios de prestidigitación”, como con la autoventa de la participación municipal en Mercamadrid, que según sus cálculos costará 158 años para amortizar la deuda que se contraerá para obtener los 190 millones de euros que se pretenden.

Además de afirmar que también es “necesario” que el líder del PSM, Tomás Gómez, sea presidente de la Comunidad de Madrid en las autonómicas del próximo 22 de mayo, el candidato socialista a la Alcaldía ha declarado que “Madrid es ejemplo sin lugar a dudas de una mala gestión y de una peor administración.

Convencido de su victoria tras una campaña que ha prometido “limpia, sin descalificaciones personales pero dura e intensa” y sin callar “nada”, Lissavetzky ha dicho que heredará “una ciudad endeudada mucho más de lo razonable, con 7.145 millones de deuda, que ha crecido un 391%, se ha multiplicado por cuatro, y supone la cuarta parte de la de todos los ayuntamientos de España”.

“No hay persecución a Madrid”
Heredará también, ha manifestado, “un modelo de presión fiscal insoportable que ha crecido un 300% el IBI y ha multiplicado por seis la tasa de basuras eliminada por Tierno”. Lissavetzky ha acusado a Ruiz-Gallardón de mentir y “manipular la realidad”, como ha asegurado que hizo el pasado día 2 cuando dijo que no creía que el Gobierno le permitiera la subrogación de la deuda de Madrid Calle 30, a la que este viernes dio finalmente el visto bueno.

También ha negado que exista “ninguna persecución a Madrid ni a los madrileños” y ha señalado que “no es creíble decir que el Gobierno no ha invertido en Madrid, como hacen Aguirre y Gallardón”.

Por su parte, el portavoz socialista en el Ayuntamiento, David Lucas, ha dicho que es necesario “acabar con los alcaldes figurines” y ha apostado por “recuperar el espíritu del viejo profesor, Enrique Tierno Galván”. Lucas ha opinado que el “mejor homenaje” para conmemorar el 25 aniversario de la muerte de Tierno en 2011 sería que Lissavetzky fuera elegido en mayo alcalde de Madrid.

Fuente: Madridiario.es