Sí a las renovables

zpsi.jpgEl presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apuesta claramente por la energía renovable como fuente energética para España en el futuro. Entrevistado por el Financial Times, Zapatero ha descartado la inversión en energía nuclear porque, a diferencia de Francia, este país “no tiene la capacidad de agua suficiente” para refrigerar este tipo de plantas.

“Nuestra posición es muy clara: mantenemos el calendario de cierre de nuestras centrales nucleares, salvo circunstancias especiales“, respondió Zapatero al ser preguntado sobre qué alternativa energética elegirá de cara al futuro del país. “Una apuesta por la energía nuclear podría ser la opción fácil, pero no la mejor a largo plazo”, afirmó el presidente del Gobierno, y explicó que las plantas nucleares “podrían erosionar nuestro interés en las renovables” a la hora de investigar e invertir en ellas, añadió Zapatero.

“Es cierto que las energías renovables son caras y que no pueden ser desarrolladas sin el apoyo del sector público, pero es un importante inversión de futuro”, agregó.

La confianza en las renovables del jefe del Ejecutivo es tal que espera que la conexión eléctrica con Francia “permitirá enviar de España a Francia este tipo de energía, producida con recursos renovables”

El presidente del Gobierno considera que la política energética europea debe ser construida bajo dos premisas, garantizar el suministro y la cooperación, requisitos con los que justifica que “no todos los países aspiran a tener un ‘campeón nacional'” y que la relación con los países exportadores de energía a Europa, en especial Rusia, debe ser fluida.

“Se debe mantener una buena relación por motivos geopolíticos, porque se debe garantizar la estabilidad y el equilibrio, y porque la Unión Europea tiene que tener relevancia en el mundo. Tener de compañero a Rusia es un activo valioso en el orden mundial”, dijo Zapatero sobre la relación europea con el país del este.

Respecto a las relaciones con Estados Unidos, Zapatero confía en el triunfo del candidato demócrata Barack Obama en las próximas elecciones generales de noviembre. “Me gusta, sí me gustaría verle en la Casa Blanca”, dijo el presidente del Gobierno tras augurar que “noviembre traerá un nuevo amanecer para hacer frente a los retos que el mundo encara”.

Garantiza las conquistas sociales ante la crisis

“En mi Gobierno, los derechos de los trabajadores no serán erosionados”. El presidente del Ejecutivo aseguró en la entrevista que las turbulencias económicas no afectarán a los avances sociales logrados hasta ahora. “Los términos de los pactos colectivos sólo cambiarán en la medida que patronal y sindicatos acuerden su modificación“, señaló.

En caso de nuevas negociaciones entre ambos colectivos, el papel del Gobierno será, según Zapatero, “promocionar,apoyar y acompañar estos procesos”. Una política de “economía dinámica” que Zapatero promociona con la liberalización de la economía: “el sector público apenas pesa en España, básicamente todo está siendo privatizado”, dijo el jefe del Ejecutivo antes de destacar la importancia de sectores privatizados como el logístico, el energético y las telecomunicaciones.

“Estamos bien preparados ante las dificultades que llegan”, dijo Zapatero ante la inevitable pregunta sobre la debilidad de España ante la crisis, según el ‘Financial Times’. “En 2007 hemos sido el tercer país inversor del mundo tras Estados Unidos y Francia”, a lo que añadió que “nuestros bancos no han tenido ningún problema durante la crisis financiera“.

Consenso europeo sobre la inmigración

“En los próximos cuatro o seis años estaremos preparados para consolidar una política común -europea- sobre inmigración”. Ante el creciente debate sobre las medidas de extranjería que debe aprobar la Unión Europea, Zapatero considera que lo más relevante es cooperar con África. El endurecimiento penal del Gobierno italiano con los inmigrantes “son medidas de eficacia cuestionable que Europa no puede adoptar”.

“No podemos resolver los problemas de inmigración aquí (Europa). Tenemos que hacerlo allí (África)”, explicó Zapatero. No obstante, “a medida que la economía se ralentiza, la necesidad de ayuda inmigrante aumenta”.

Fuente: elmundo.es